COMBO: el arte de coexistir

COMBO: De grafitero apaleado en París a símbolo de tolerancia religiosa en Francia 

Por en Mundo 02/23/15 8:00pm

Grafiti de Combo en un muro de París en el que pide la convivencia pacífica de las tres grandes religiones monoteístas: Cristianismo, islam y judaísmo. CORTESÍA COMBO VÍA EFE

PARÍS — El artista urbano Combo se ha convertido en todo un símbolo de tolerancia en Francia tras ser apaleado por cuatro individuos cuando hacía un grafiti en un muro de París en el que pedía la convivencia pacífica de las tres grandes religiones monoteístas: Cristianismo, islam y judaísmo. su pecado fue transcribir en una pared del este de París la palabra “Coexist” (Coexistir) con un anagrama en el que la “C” toma la forma de una media luna musulmana, la “X” de una estrella de David judía y la “T” de un crucifijo cristiano
.El eslogan que le costó la agresión es un obra original del artista polaco Piotr Mlodozenic, que lo utilizó por primera vez en 2001 en Jerusalén y que “no protegió los derechos para que todo el mundo pudiera recuperar el ‘logo’ y difundir el mensaje”, comenta Combo, recuperado ya físicamente tras reciclar esa llamada gráfica al respeto mutuo.
“Coexist” encaja a la perfección en su estilo, que privilegia los mensajes directos tal vez por influencia de su breve paso por una escuela de bellas artes y sus cuatro años de trabajo en agencias de publicidad.
 Con frondosa barba ‘hipster’, un brazo en cabestrillo y un ojo amoratado, Combo se ha transformado en un símbolo de todo aquello que la sociedad francesa se cuestiona desde el mortal ataque islamista: identidad, religión, laicismo, educación, tolerancia, convivencia…
Nacido hace 28 años en Amiens, cerca de la frontera con Bélgica, en una familia de padre cristiano libanés y madre musulmana marroquí, este artista callejero reivindica que se ha “educado en un colegio francés y laico” en tiempos en los que “no había aún problemas” de intolerancia religiosa.


 “No tengo miedo. Soy consciente de que hay un riesgo, pero hay que ser optimista. Si empezamos a tener todos miedo… Siempre existe el riesgo de que te atropelle un coche o de que te atragantes con un pistacho”, explica el artista.